– Ya viví lo vivido.
– Fui bebé, niño, adolescente y adulto.
– Sentí miedo, vergüenza, amor, odio , rabia y compasión.
– Salí de noche, con amigos, de vinos y lujuria y me fui a dormir.
– Tuve dinero y lo perdí.
– Fui el amante oculto y el marido para Navidad.
– Florecí con frutos entre pañales y sepulté semillas antes de nacer.
Y ¿ Para qué querer repetir ?
– Lo vivido lo llevo aprendido.
– Lo desconocido y que falta por vivir, como no lo veo, a ciegas he de avanzar
– Me pierdo en querer saber lo que no sé.
– Se dónde pongo los pies y no sé a dónde me llevan.
– La actitud de rendirme ante lo desconocido me lleva a la paz interior en donde yo me encuentro.
Y ahí, aún estando solo, no me siento único.