Una de las enseñanzas universales dice que uno tiene que saber rodearse de personas que emanan luz propia, que desprenden una energía amorosa , que comparten.