* Un día como hoy, hace un soplo de vida, me expulsaron del paraiso. Me arrancaron mis entrañas y me dejaron solo.
Solo y desprotegido, me tuve que alimentar de voces extrañas, con llantos fríos que pedían paz.
Hoy entiendo que no me dejaron aquí para aprender nada.
Ahora sé que estoy recordando, que lo que aprendo solo es el olvido de lo que tuve.
Un día como hoy fui la alegría de otros y el horror mío.
Tan corto se ha hecho el camino, y tan largo el sueño , que ahora me siento y entiendo.
Esto es para perdonar .
Perdón por haber estado dormido
Perdón por no haber recordado que lo tengo todo con tan solo un respiro