Siempre quise tocar el cielo.
Desde que el cielo era el lugar a donde iría si me convertía en un niño bueno.
Hasta viendo pasar las nubes ,imaginar que un dia seria nube.
Toqué el cielo cuando nació mi hija, sentí por unos segundos una conexión con algo inmenso, indescriptible para lo limitado de la palabra.
Volví a estar en el cielo.durante una experiencia profunda, en la que todo estaba dentro de un orden.
Cuando voy a vivir a algún lugar, he de ver el cielo desde mi ventana. Porque mis queridxos que partieron antes que yo , los siento en el cielo .

Yo ya estoy en el cielo.
Solo alzo la mano y lo toco