Me siento en el hímen de mi vida.
Con miedo a perder lo que creo ser y tener.
Y con anhelo de morir y abrirme a vivir la experiencia de amar.
Una barrera entre lo aprendido para no volver a sufrir ,e intuyendo que en exponerme a vivir está la creación.
El único sentido que tiene la vida, el amor
Y lo estoy viviendo como aprendí, con el dolor, porque sigo siendo virgen a lo sagrado del corazón.
No deseo ser profanado por las ansias de lo que tiene que ser, quiero romperme y desaparecer , para dar paso a la vida .
No tengo otro sentido, que ser atravesado con dolor para abrirme al amor.