Llegado a este punto de mi existencia , comienzo a no creerme nada.
A no perseguir nada ni nadie
A soltar creencias y fantasías
A dejar de querer tener la razón
A no venderme por un trocito de amor
A darme igual lo que pienses de mi
A no tragarme lo que no quiero comerme
En definitiva, que vivo en mi, en mi ansiedad, en mi depresión, en mi oscuridad, en mi desaliento, en mi incomodidad, en mi absurdidad, en mi
Y si a eso le llaman , mal vivir.
Pues yo ahí, también me siento vivo.