Hay recuerdos que se llevan dentro y otros están afuera.
Hoy cenando con mi madre.
La casa está como cuando me fui con 22 años.
Los mismos cuadros, las lámparas, las horribles figuritas , la del busto de Beethoven, fotos ,. Ensaladera de plata, etcs.
Me siento en el sofá ( no es el mismo, pero se parece mucho) y de repente, retrocedo en mi historia, en el sillón vacío, en donde mi padre descansaba de su vida-trabajo.( Mirando tv)
– No pongas los pies encima del sofá- ( mamá).
Me incomoda tanta rigidez, el ambiente es frio y necesito moverme. No hubo otra salida, la extradición sistémica.
Ahora, eso ya es pasado. Hoy disfruto de seguir vivos.