“estás demasiado apegado al mundo*, hace bastantes años me dijo una vidente.
– En aquel momento no lo entendí, pero algo me tocó ya que esa frase me ha quedado durante años.
– Si , estoy muy apegado al mundo. Y eso no lo veo en sí como negativo, si lo entiendo como un vivir en el mundo, en la tierra. Pero vivo ahora , como una necesidad que va emergiendo, el distanciamiento paulatino a las cosas de a vida.
De momento tan solo es un tomar cierta distancia hacia las emociones y los pensamientos que me arrastran y enredan.
Y lo siento como algo natural , algo necesario para prepararme, para ir haciendo el camino , sin regreso.
Un desapego amistoso