El OFICIO de TERAPEUTA
Un hacer artesano, que va tomando madurez con la verdad única del que sabe quién es.
Fundamental , para osar ponerse delante de otra persona y ” pretender” ayudarle.
Una forma de estar en este mundo. Consciente y respetuosa.
Sin pretensiones, no más las del propio ego, que claro está, sabe que no se ha disuelto. Cómo mucho, está hecho añicos.
Viendo vivir las vidas compartidas y agradecido de tener un papel secundario en sus obras magnas.
Si volviera a nacer….creería en la reencarnación y no repetiría, ya que una vida vivida en plenitud, se tacha y suma.
Gracias